EL ESCENARIO NOS ESPERA
EL ESCENARIO NOS ESPERA
¡me encanta!

Era el año 2012, mis 22 años y yo decidimos presentarnos a un casting de un programa de talentos, y dejando de lado mis dudas televisivas, decidí volver a recordar una vez más aquel verbo tan mágico: JUGAR.

 

Y decidí jugar a ser lo que siempre había jugado a ser: una cantante con ganas de contar cosas al mundo. Y la ciudad de las biznagas, los boquerones y el vino dulce me llevaron a Barcelona para embarcarme en una aventura sin retorno.

 

Si estás leyendo esto, probablemente sepas cómo sigue la historia, si no seguro que te la cuento en el próximo concierto, o en cualquier lugar donde nos encontremos, pues tengo la extraña costumbre de hablar, o en este caso escribir, por los codos.

 

Han sido muchos los vaivenes que han borboteado mis vísceras en estos 3 años y muchas las personas que se han sumado a la noria conmigo; Compañeros de profesión, amigos, grandísimos profesionales, inspiraciones y situaciones que como poco han sido pintorescas. He tenido miedo, incoherencia, adrenalina, dudas, subidas, bajadas, purpurina en las fiestas y guantes de trabajo a la mañana siguiente, celebración y horas de desasosiego. Pero lo que nunca he llegado a perder es la ESPERANZA de creer que este mundo puede ser un poco mejor con un puñado de notas bien puestas y una sonrisa fresca.

 

La respuesta siempre está en vuestros rostros, los que observo desde el escenario, en plena calle o en el ave en algunos de mis infinitos viajes. La ilusión de saber que esa misma esperanza que vosotros me dais puede ser devuelta es lo que hace que cada día tenga ganas de decirle hola al sol y de inventarme mil locuras con las que seguir creando, creyendo y volando.

 

Ya he conseguido un disco maravilloso con el que soñaba desde hace muchos años, ahora viene la adrenalina del directo.

 

EL ESCENARIO NOS ESPERA, la cuenta atrás nunca para, porque siempre hay algo más que podemos hacer.